A partir de 2016 el gobierno de Colombia tomo la decisión de regularizar la industria del cannabis en el país, la cual tiene como foco principal la elaboración de diversos productos medicinales de tipo paliativo. Hoy Gestiones Empresariales López & James le cuenta la evolución en materia legislativa respecto a este tema, así como también le mostraremos el avance que ha presentado Colombia en dicha industria gracias a esta legislación.

La industria del cannabis medicinal a nivel mundial ha tomado gran importancia en la última década, como consecuencia de los beneficios médicos y facilidad de cultivo de esta planta. Distinto de lo que comúnmente se cree, el cannabis medicinal no se basa en una sustancia psicoactiva, pues la planta de marihuana está compuesta de dos componentes principales; el THC y el CBD, siendo el primero la sustancia psicoactiva y el segundo, conocido precisamente como cannabidol, el componente utilizado en diversos medicamentos al rededor del mundo por sus propiedades antiinflamatorias y su nulo efecto psicoactivo. Es de aclarar que, si bien el THC puede ser procesado, este no representa más del 10% de los cultivos legales de cannabis en el país.

Aclarado este punto hablemos de la industria en Colombia, la cual con el paso delos años empieza a entrar cada vez más en auge, superando incluso a países como Uruguay en el cual la marihuana tanto para uso lúdico como medicinal lleva más tiempo en vigencia. Colombia maneja un marco normativo estricto, pero a la vez eficaz para controlar desde las semillas, pasando por los cultivos, hasta el producto final, el cual es exportado a múltiples lugares del mundo. Las leyes en materia de cannabis medicinal incluyen reglamentos que circulan a través de varios ministerios con el fin de asegurar el control de los diversos tipos de cultivos y modalidades en que el cannabis puede ser comercializado

Respecto a controles internacionales, cabe mencionar que la Junta de Fiscalización de Estupefacientes es el ente regulador que se encarga de vigilar que los productos comercializados efectivamente cumplan con la normatividad internacional y son esta combinación de controles, los que han generado la confianza necesaria a los inversores para que actualmente haya más de 400 empresarios involucrados en cultivos de gran escala y en transformación del material vegetal en derivados, así como también ha brindado la posibilidad de que al menos 1700 pequeños cultivadores puedan realizar su actividad desde el marco de la legalidad.

Finalmente, no sobra recordarle que Gestiones Empresariales López & James está dispuesto a asesorarle en este tema dado el conocimiento del marco legal especifico. No olvide también que  nuestro experimentado equipo de consultores legales y tributarios, está dispuesto a ofrecerle asesoría a través de sus canales virtuales en cualquier momento a través del correo electrónico contact@lopezjames.com o llamando a nuestro teléfono fijo en Bogotá (571) 7498261. Para más información, visite www.lopezjames.com.

Sobre el autor:

Carlos Méndez es abogado, hace parte del equipo de Gestiones Empresariales López & James Bogotá y tiene experiencia en temas tributarios y de derecho laboral.

Idiomas: español, inglés y japonés.

Bogotá D.C. julio 13 de 2020.