El gobierno del Perú cerró sus fronteras y decretó un confinamiento social obligatorio el 16 de marzo. Las medidas tomadas por el presidente Vizcarra fueron tajantes y sorprendieron, pues era consciente de que el país no se encontraba preparado para frenar esta pandemia, siendo el primer país de Latinoamérica en adoptar medidas para detener el COVID-19.

En ese entonces, los casos confirmados eran tan solo de 86 personas, mientras que hoy el número de contagiados supera los 192 mil y la cifra de muertos alcanza los 5,300, siendo el país con el mayor exceso de muertes a nivel mundial.

Estas cifras desmesuradas se deben a una mala gestión por parte de los gobiernos precedentes y actual, de disminuir la extrema pobreza, la informalidad, disminuir la brecha de infraestructura, con obras principales como hospitales, colegios, pistas, puentes, carreteras, tendido de redes de agua, desagüe, luz, etc. Y se agrega la corrupción y crisis política q se vive hace unos años.

Son varios los factores que contribuyeron con la expansión del virus en el Perú. Al decretar el confinamiento, el gobierno mantuvo las actividades económicas esenciales; sin embargo, no se adoptaron las medidas de protección necesarias para combatir la pandemia. 

Al parecer miles de trabajadores han desobedecido las órdenes de confinamiento para poder alimentar a sus familias y esa sería una de las razones principales que explica el gran número de infectados en el Perú.

Los bancosfueron otro foco de contagio. Los peruanos se aglomeraron afuera de las agencias bancarias para cobrar bonos de emergencia otorgados por el gobierno. No obstante, las autoridades implementaron medidas tardías, autorizando el retiro de las pensiones a partir de ahora con transferencias electrónicas.

Otro factor importante que también influyó en esta mala gestión es que, no se brindó el material de protección necesario y de pruebas para covid-19 a los trabajadores de la salud. 

Sobre el Autor: Diego Ramírez Parra es peruano, reside en Lima, hace parte del equipo administrativo de López & James en Perú y cuenta con amplia experiencia en temas logísticos, comerciales y recaudos.

Lima – Perú