Visitar o conocer diversos lugares o países por cualquier medio presume el ingreso y la estancia de una persona en una nación donde no tiene la nacionalidad o libre tránsito, lo que supone la necesidad de acudir a una norma que se lo permita, y de forma legal es posible preverlo a través del documento adjunto al pasaporte denominado VISA.

Este documento es de obligación para ciudadanos de ciertos países, ya que los requisitos migratorios varían de un país a otro, y dependerán de los acuerdos que tengan suscritos los gobiernos de cada país.

Con base en análisis en la materia y procesos jurídicos migratorios y entrevistas con el Ministerio de Relaciones Exteriores, se instituye la estrecha relación entre el interés político, económico y de seguridad de las instituciones que regulan estos procedimientos, con intenciones de permanecer o simple paso por el país como tránsito a su destino final cumplan con los distintos compromisos legales para tal fin.

Se ha experimentado en Colombia que el desplazamiento de personas durante los últimos 10 años ha ido en aumento, y no sólo por la ventana turística que se perfila, sino por las oportunidades que ofrece de inversión, de trabajo, por motivos de investigación, educación, talento, entre otras.

Dar paso a los cambios que surgen a nivel global dada la internacionalización y las corrientes actuales dentro del contexto mundial que requiere de expansión, y de aceptación en la diversidad de cultura por el intercambio de comercio, bienes, servicios e intelecto, es una verdadera motivación.

Actualmente el sistema de trámites de visas en Colombia, permite que el proceso sea ágil, expedito y seguro para su obtención, de modo que el proceso y su desarrollo denotan su eficacia.

Potencialmente este documento se agrupa en tres (3) tipos de visas a saber, con la cual usted podrá legalizar su permanencia o paso en el país, dependiendo de cuál sea su objeto a cumplir en el territorio o la actividad que desee desempeñar, a manera de ejemplo como visitante, turista, estudiante, diplomático, tripulante de embarcación, o mejor conocida como “Visa Tipo V”, “Visa Tipo M o Tipo R” que incluye las opciones por ser cónyuge o compañero permanente de nacional colombiano, refugiado, religioso, trabajador, por acuerdo de Mercosur, por inversión inmobiliaria, por ser padre o hijo de nacional colombiano por adopción, pensionado o rentista, socio o propietario de compañía, residente, inversionista extranjero, entre otras.

La importancia en el tema radica en tener el conocimiento sobre el alcance y trámite a seguir a los efectos de no incurrir en permanencia irregular e ilegal en el país, y siendo que es un trámite que se puede adelantar por vía electrónica, vemos una vez más como la modernización y tecnología se disponen para alcanzar tal fin, con la única intención de facilitar la expedición de su documento, sin mayores demoras.

El campo de interés se centra en explorar las distintas opciones que existen frente a un documento que se ha convertido en versátil, por su capacidad de disminuir las circunstancias de tiempo, modo y lugar con respecto a esta autorización, así como la política de inmigración la cual incentiva el ingreso de extranjeros que directa o indirectamente aportan grandes beneficios para el crecimiento y desarrollo de cualquier nación.

En nuestra organización nos destacamos con una amplia formación en materia migratoria, lo cual nos ha permitido formalizar trámites de visas para trabajadores, asistir a compañías nacionales y extranjeras, con la debida asesoría y gestión personalizada y exclusiva por profesionales en el área, con el fin de legalizar el establecimiento temporal o permanentemente en el país, realizar inversiones, estudios, negocios, y otras necesidades con la satisfacción de la calidad de nuestros servicios.